Tuesday, July 07, 2009

De software, hardware y democracia

Hace algunos años, las funcionalidades del software y el hardware estaban netamente diferenciadas. Sin embargo, con los años, ciertas funciones de software han sido plasmadas físicamente en el hardware, para hacerlas más rápidas y otras, que eran exclusividad del hardware, están siendo definidas e incorporadas a nivel de software, para hacerlas más flexibles. El resultado es que la división entre el software y el hardware es cada vez menos rígida cuando el objetivo es hacer marchar la aplicación.

Llevemos ahora la imagen al plano de un gobernante latinoamericano. Latinoamérica ha sido presa, durante toda su historia, de caudillos mesiánicos “indispensables”. La “aplicación” del aspirante a caudillo era entonces quedarse para siempre en el poder. Para ello, sólo tenía el “hardware”: entrar al palacio de gobierno, meter preso o exilar al gobernante de turno, apoderarse del congreso y, a menudo, instalar una represiva policía de estado para asegurarse la estadía permanente en el poder, o, al menos, hasta que el próximo aspirante a caudillo pensara tener un mejor hardware y lo aplicara para quedarse él.

En 1992, Hugo Chávez Frías, después de años de conspiración, decidió utilizar el hardware para dar el famoso golpe de estado contra Carlos Andrés Pérez. Al fallarle el hardware y con la ayuda de una clase dirigente miope o celestina que lo ayudó en la empresa, decidió revolucionar el mundo de los golpes de estado proponiendo un sofisticado software para obtener poder absoluto y permanente. Eliminar el poder del Congreso, llamar a una Asamblea Constituyente, desintegrar la Corte Suprema de Justicia, apoderarse de la compañía estatal de Petróleo para controlarla a su antojo, recrear nuevos organismos con distinto nombre controlados por el Ejecutivo, promulgar formas de voto inconstitucionales, agrandar el Tribunal Supremo de Justicia para crearse mayorías artificiales, proponer una Reforma ilegal de la Constitución, llamar a una Enmienda ilegal de la Constitución tras haber perdido la Reforma, obtener poderes especiales para realizar la rechazada Reforma por vía de ley, nombrar jefaturas regionales a dedo que menoscaban el poder de funcionarios electos, utilizar todos los recursos del Estado en cualquier agenda de votación, utilizar el espectro radiofónico a sus anchas para promulgar su propia imagen y menoscabar la de sus enemigos, discriminar, asustar, amenazar, insultar....estos son simplemente algunos de los pasos del elaborado software golpista del Presidente de Venezuela que le han abierto exitosamente la vía para quedarse eternamente en el poder.


En estos momentos, el mundo rechaza con vehemencia el golpe de estado “en hardware” que han dado los militares hondureños. Eso es bueno, porque significa que la época en la que los militares podían alzarse fácilmente en América Latina con el beneplácito o el oido sordo de la comunidad internacional ha sido dejada atrás. Sin embargo, esa misma comunidad debe entender que hay otra forma de golpe de estado que es incluso más devastadora para la democracia y el avance social de nuestros pueblos que la burda ocupación “en hardware” de un palacio de gobierno. Se trata del software de manipulación prolongada del estado de derecho y de erosión de las instituciones democráticas que se inició en Venezuela pero que también está haciendo estragos en otros países.

La opinión mundial debe alzarse entonces contra estos golpes en software con la misma vehemencia con la que condena los golpes de hardware. Si no lo hace, retrocederemos e iremos perdiendo poco a poco los beneficios democráticos duramente adquiridos, que muchos, ingenuamente, dan por descontados en nuestro mundo moderno.

1 comment:

kimberly said...

Me gusta conocer las novedades de los software,. Soy curiosa en este asunto y en otros que me parezcan un buen motivo para leer el blog, este blog es muy interesante, de hecho hay un sitio que también llamó mi atención se llama costa rica investment opportunities